VOLVER A DISFRUTAR DE UN PARQUE

Los seres humanos tenemos una capacidad extraordinaria para asociar eventos entre sí. Este suele ser el inicio de la agorafobia.

Imagina que un día estás paseando por un parque y comienzas a sentir nervios, agitación, intranquilidad. No sabes por qué, pero la sensación es muy real y molesta. Lo más probable es que vuelvas a casa, donde quizá esta sensación desaparezca. No le darás más importancia.

Sin embargo, puede que al pensar en pasar por el mismo sitio donde te ocurrió aquello aparezcan las mismas sensaciones. A lo mejor lo pones a prueba y resulta que en efecto, cuando estás en las inmediaciones del parque te sobreviene esa ansiedad, que únicamente desaparece cuando vuelves a casa. Habrás asociado el parque con una reacción de ansiedad, y comenzarás a evitarlo; no sólo en el que ocurrió, sino también en otros parecidos. Poco a poco, puede que evites cualquier espacio abierto grande, hasta que un día el pensar en salir de casa ya te produzca miedo.

Así es la agorafobia. Afortunadamente la psicología ha estudiado bien cómo tratarla, y con los procedimientos adecuados este miedo pasará a formar parte del pasado. Te animamos a ponerlo a prueba.

¿NECESITAS AYUDA AHORA?

Llámanos al 644 808 147 o escríbenos a info@itecpsicologia.com

Si lo prefieres, déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo.

Ver otros tratamientos

En Itec estamos especializados en distintas modalidades de terapia y en la atención a distintas poblaciones: infantil, adolescente y adulta. Conoce todos los tratamientos que ofrecemos.