¿Cuántas búsquedas habrá registrado Google con estas palabras?

Duele un poco ver la palabra síntoma junto a depresión. Entiendo también que las personas estamos bombardeadas con el modelo médico en psicología. Sí, ese modelo que nos dice que los problemas psicológicos son como enfermedades que padecemos.

También habrás leído cientos de post explicando cuál es la naturaleza de los problemas psicológicos y aún así merece la pena volver a hablar de depresión. Aún a costa de no ser original o cansar con lo mismo de siempre. Tenemos unos valores muy claros y pasan por tratar de proporcionarte información de la mejor forma que sabemos. Habrá que bombardear con el modelo científico de la psicología. ¡Vamos a ello!

La depresión no está en tu cerebro ni en ninguna parte como tal. Un síntoma sería lo que me indica que hay algo «mal» o enfermo dentro de mí, que algo que tengo desequilibrado me provoca este llanto, esta apatía, esta falta de sentido a la vida…

Es tentador pensarlo y, sin darnos cuenta, nos sitúa en una posición pasiva. Sin embargo, estos «síntomas» como tal no existen. Sé que lo que sientes es absolutamente real pero más que síntomas de algo interno, oculto y misterioso son sensaciones, pensamientos

Esas sensaciones aparecen por diversas razones. Razones que tienen que ver con la forma en la que nos comportamos, que a su vez tiene que ver con lo que hemos aprendido, con las cosas que hemos vivido y que nos han construido. Para todas esas cosas que sientes: tristeza, apatía, desgana, incertidumbre, vacío… se ha creado una categoría, una palabra (construcción relativamente arbitraria): «depresión«.

Ahora bien, ¿qué más me da entrar o salir de esta categoría? Ok, puede que poner nombre a lo que me pasa y saber que puede ser normal estar deprimida, por ejemplo, me hace sentir que no estoy sola y puede suponer un alivio, de acuerdo con esto. Pero, ¿es la única forma de comprender lo que me pasa estar dentro o fuera de una categoría? ¿Y qué me dice del por qué y del cómo hacer? Poco o nada.

Segundo problema derivado del primero: de categorías tipo se dan soluciones tipo que puede que te encajen -100. «Un poquito de cambiar esos pensamientos negativos y ya estaría». Pues no, cada «depresión» (que no es algo tangible si no una serie de cosas que siento, que me suceden que me parece que encajan bajo un nombre) es un mundo porque la historia de vida y circunstancias por las que se ha llegado a sentir eso es de cada persona es particular.

Por otra parte, ver la búsqueda de soluciones para eliminar estados emocionales como si estuviéramos eliminando manchas o algo así no es muy útil. A veces nos da la sensación de que buscamos un traje a medida sobre cómo tengo que sentirme a través de pequeños tips: «quítame un poquito de presión en el pecho, ponme un poquito de chispa, de alegría, dame unas poquitas ganas de más de vivir y un poco de pasión en pareja». La cosa es más compleja.

A la vez qué natural y lógico que busquemos recetas y felicidad en cosas y de formas no adecuadas dado el entorno en el que estamos inmersos.

No nos alargamos más, no busques síntomas ni tips sobre cómo eliminar la depresión:

  • En la medida en que puedas, además de ayuda profesional, enfócate en aprender a entender los mecanismos por los que te sientes así, que serán únicos por tu historia de aprendizaje, por tus vivencias.
  • Plantéate si en todos los casos la clave es eliminar esas sensaciones desagradables y si es «natural» no sentirlas dadas las circunstancias.

Casi siempre va más de cambiar las circunstancias y lo que haces para cambiar lo que sientes.

Leave a Reply