“AMOR, ESE TRABAJO DIARIO”

Aunque pueda parecerte algo obvio, nadie nos enseña a estar en pareja; es decir, nadie nos enseña a flexibilizar, a resolver conflictos, a comunicarnos de una forma efectiva, a mantener el deseo a lo largo de los años… Solemos pensar que lo natural es estar bien y lo cierto es que es muy habitual que una pareja pase por momentos difíciles y no sepa cómo resolverlos. Las razones que llevan a una pareja a la insatisfacción son muy diversas: pueden deberse a problemas de comunicación, infidelidad, desacuerdo en decisiones vitales relevantes, dependencia emocional, celos e inseguridad, reducción del tiempo y de las actividades gratificantes en pareja… entre muchas otras.

Los problemas en la relación de pareja pueden tener distinto grado de intensidad: desde que sientas cierta insatisfacción con algunos aspectos de la relación hasta que los problemas te generen tanto dolor y frustración que la única alternativa que llegues a plantearte sea la separación o el divorcio. En ocasiones, también ocurre que los miembros de una relación dejan de sentir el amor que sentían antes hacia su pareja; fruto de una relación desgastada, en muchos casos. Sea cual sea tu caso, la terapia de pareja es una excelente alternativa para ponerle solución a estas dificultades que, de otra manera, la pareja es incapaz de superar.  Para ayudarte,  como psicólogos y psicólogas expertos en terapia de pareja, comenzaremos analizando y explicándote las razones que os han llevado a los problemas actuales, identificando los aspectos de vuestra interacción a cambiar y entrenándoos en diversas estrategias para superar los obstáculos que os dificultan disfrutar de la relación.

En ocasiones, el objetivo de una terapia de pareja tiene que dirigirse a la ayuda en la toma de decisiones sobre una separación o la gestión de dicho proceso de separación o divorcio, así como a todos los cambios que esta decisión conllevará en el contexto familiar, económico, social y emocional.

Estés en el punto en el que estés en tu relación de pareja plantéate no dejarte llevar, tienes la opción de aprender a manejar las situaciones de una forma diferente. Consulta a un experto, no pienses que buscar ayuda es un síntoma de que todo está perdido o que la terapia debe ser la última opción, proponte ponerle solución antes de que sea tarde. Vamos a ponernos en marcha, hay muchas habilidades y recursos que aprender.