GUSTARTE DE UNA MANERA SANA

Comer es una conducta compleja. Aunque pensemos que simplemente tiene la función de reducir el hambre y nutrirnos, lo cierto es que cumple muchas más funciones que las puramente fisiológicas. Comer puede generar placer pero también preocupación y sufrimiento. Empleamos la comida con múltiples objetivos: para disfrutar, para calmar nuestra ansiedad, para sentir control, para adecuarnos mejor a los cánones de belleza que persigamos… En ocasiones, la forma de relacionarnos con la comida puede ser poco saludable desde la perspectiva psicológica.

En la actualidad, cada vez hay una mayor incidencia de los problemas de la conducta alimentaria. Los más conocidos son la anorexia y la bulimia, pero no son los únicos; muchas personas también tienen otras dificultades como el trastorno por atracón o los problemas de control de peso (obesidad o sobrepeso). En los problemas de alimentación más comunes el miedo intenso a comer por engordar siempre suele estar presente, generando un estado de malestar y sufrimiento elevado, que se alivia cuando la persona deja de comer, vomita, hace excesivo ejercicio… Muchas veces no sólo se siente miedo y ansiedad, sino también tristeza y desesperanza. La insatisfacción constante con la propia imagen, los problemas de inseguridad y autoestima, incluso la culpa por la incapacidad para manejar el propio problema o la afectación familiar que puede estar teniendo, también generan emociones muy negativas.

La insatisfacción con la propia imagen corporal tiene una clara relación con el desarrollo de problemas de la conducta alimentaria. La presión social por la delgadez empuja a muchas personas, sobre todo a mujeres, a obsesionarse con la ingesta para modificar su imagen y adecuarla a lo socialmente establecido. Este factor no es el único importante para desarrollar un problema de este tipo, pero unido a otros como una personalidad perfeccionista y exigente o  estar en plena adolescencia, pueden formar el caldo cultivo perfecto para el desarrollo de trastornos de alimentación.

Una de las barreras principales para el éxito del tratamiento de los problemas de alimentación reside en que las personas con estas dificultades lleguen a acudir a consulta. Cuando tienes un problema de alimentación te suele costar mucho buscar ayuda: miedos, inseguridades, escasa conciencia del propio problema…Si este es tu caso o el de alguna persona allegada, queremos animarte a dar el primer paso y contactar con un especialista que pueda ayudarte. Sabemos que abordar un problema de alimentación cuando lleva mucho tiempo instaurado es mucho más complejo, así que si has llegado hasta aquí, es un gran paso, no te frenes. El abordaje psicológico de los problemas de alimentación es esencial y, aunque ahora te parezca difícil, existen otras formas de relacionarse con la comida que te pueden permitir disfrutar. No dudes en pedir asesoramiento y apoyo, trabajaremos de forma conjunta con otros profesionales de la salud para ofrecerte la ayuda más adecuada y completa.

Si quieres saber más...
Anorexia
Bulimia
Trastorno por atracón
Problemas de control de peso

¿NECESITAS AYUDA AHORA?

Llámanos al 644 808 147 o escríbenos a info@itecpsicologia.com

Si lo prefieres, déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo.

Cómo se desarrolla un problema de alimentación
Por qué tengo un problema de alimentación

Ver otros tratamientos

En Itec estamos especializados en distintas modalidades de terapia y en la atención a distintas poblaciones: infantil, adolescente y adulta. Conoce todos los tratamientos que ofrecemos.