SALUD Y DOLOR

Salud

Uno de los objetivos esenciales de la terapia psicológica es eliminar o reducir el sufrimiento que padecen las personas, no sólo como resultado de problemas de carácter psicológico sino también de problemas de carácter físico. En los últimos años, la Psicología de la Salud se ha expandido enormemente; el modelo biomédico es insuficiente para explicar y resolver todos los problemas de salud de forma completa y los tratamientos multidisciplinares son cada día más abundantes. Los factores psicológicos tienen un papel esencial tanto en el desarrollo de ciertas enfermedades como en su exacerbación: estrés, inadecuados hábitos de vida, dificultades para regular emociones, ansiedad… Por otra parte, las consecuencias del padecimiento de enfermedades suelen tener un enorme impacto en el bienestar de las personas. Afortunadamente, en la actualidad existen tratamientos psicológicos de demostrada eficacia para multitud de enfermedades: trastornos cardiovasculares, enfermedades respiratorias, cáncer, diabetes, VIH, dolor crónico…
El tratamiento psicológico puede ser clave para que, junto con el tratamiento médico, se pueda aprender a gestionar mejor la enfermedad en su conjunto: afrontar el diagnóstico, ajustar los cambios que produce la enfermedad en todas las esferas de la vida: social, familiar, de pareja, sexual y laboral.

Dolor

“¿Ir a un psicólogo?...pero si mi dolor es real”. Muchas personas que padecen dolor crónico no se plantean acudir a un psicólogo, no porque no vayan a beneficiarse enormemente de un tratamiento psicológico, sino, probablemente, porque desconozcan cómo podemos ayudarles. Queremos que la divulgación no sea un problema, vamos a explicarte por qué podemos ayudarte:
El dolor es una experiencia humana compleja y subjetiva, que viene determinada por muchos factores no sólo físicos, sino también aspectos relacionados con nuestros pensamientos, emociones, forma de comportarnos, con el contexto en el que estamos, con nuestra personalidad… De esta manera, existen procesos psicológicos que influyen en cómo se percibe el dolor y, por tanto, a través de ellos podemos modificar, en muchos casos, cómo sentimos ese dolor.

Seguir leyendo

El tratamiento psicológico en problemas de dolor crónico persigue:

1. Mejorar el manejo del dolor y reducir su intensidad

Inevitablemente, la forma en la que gestionemos el dolor va a influir en su cronificación, frecuencia e intensidad, y no siempre poseemos las estrategias y habilidades necesarias para abordar eficazmente algo tan complejo como vivir día a día con dolor. Existen diferentes procesos psicológicos que pueden aumentar la señal de dolor (atención, emociones, pensamientos…) y existen diversas técnicas de tratamiento, avaladas científicamente, dirigidas a reducir la intensidad del propio dolor.

2. Mejorar la calidad de vida

Como resultado de convivir con dolor, existen diferentes áreas de la vida que pueden verse afectadas. El dolor crónico puede generar discapacidad y otros problemas psicológicos tales como depresión, ansiedad, problemas de pareja, etc. Que el dolor no invada todas las áreas de la vida de la persona, que sea lo menos incapacitante posible es un objetivo fundamental y alcanzable.

Enfermedades y síndromes dolorosos para los que ofrecemos tratamiento psicológico:

  • Psoriasis y artritis psoriásica
  • Enfermedades cardiovasculares
  • Enfermedades intestinales: síndrome de intestino irritable, enfermedad inflamatoria intestinal…
  • Fibromialgia
  • Enfermedades reumáticas: artritis reumatoide, lumbalgias crónicas, cervicalgias…
  • Dolor pélvico crónico
  • Cefaleas
  • Dolor oncológico

En ITEC, consideramos que, además de una dilatada práctica clínica, el abordaje de problemas de salud y dolor crónico requiere una alta especialización y estamos encantados de poder ofrecértela. Algunos de nuestros profesionales son expertos en el tratamiento psicológico del dolor y de enfermedades asociadas, lo que nos permite brindarte una atención cuidada y de calidad. Estás en buenas manos, no dudes en consultarnos.

Pide cita
Si quieres saber más sobre el dolor crónico, te dejamos algunos recursos que pueden serte de utilidad: