TRATAMIENTO INFANTIL

PRIMEROS AÑOS DE VIDA

Desde los primeros años de vida pueden surgir complicaciones o ciertos comportamientos que generen problemas, tanto para el niño como para su entorno próximo. A esta edad lo más probable es que se trate de problemas relacionados con el sueño y la alimentación.

Problemas relacionados con el sueño
En el caso del sueño son frecuentes pesadillas, dificultades para conciliar el sueño o reclamar la presencia de un adulto a la hora de dormir.

Problemas relacionados con la alimentación
Respecto a la alimentación, puede ser que el niño no quiera comer, tarde en hacerlo, se niegue a ingerir determinados alimentos…

HASTA LOS 6 AÑOS

Más adelante, hasta los 6 años aproximadamente, aparecen otro tipo de problemáticas relacionadas con el desarrollo evolutivo normal del niño: problemas relacionados con miedos y fobias, ciertas manías o conductas obsesivas, o problemas en casa relacionados con falta de límites y rabietas.

MIEDOS

Hay que tener en cuenta que hay ciertos miedos que son totalmente normales en función del momento evolutivo en el que se encuentre el niño. Más allá de este momento, y siempre que produzca un malestar significativo y una interferencia en la vida cotidiana del niño, estaremos ante un problema a abordar. Los miedos más frecuentes son: oscuridad, ruidos fuertes, animales, personajes de ficción…

MANÍAS/
OBSESIONES

también pueden aparecer a partir de estas edades ciertas conductas relacionadas con manías y obsesiones. Al principio pueden parecer simples juegos, pero resultan problemáticas cuando el niño las utiliza como único medio para reducir su malestar. Valorar si esas conductas son adaptativas o no será el primer paso para su intervención. Por ejemplo, es habitual que un niño quiera tener sus juguetes ordenados, en el mismo sitio de la habitación donde están siempre; o que cruce el paso de cebra por las líneas blancas; están en una edad en la que les resulta complicado explicar su malestar y puede que no sepan por qué hacen lo que hacen.

LÍMITES Y RABIETAS

en cuanto a la falta de límites y las rabietas, son problemas de conducta originados por una inadecuada gestión a la hora de establecer consecuencias claras a determinados comportamientos del niño. Es frecuente que este tipo de problemática suponga una fuente de preocupación importante, sobre todo en el ámbito familiar. La familia llega a consulta con sensaciones ambivalentes, habiendo probado muchas cosas para resolver la situación sin que ninguna haya resultado exitosa. El trabajo a nivel psicológico es fundamental en este tipo de problemáticas, seguir las pautas del terapeuta y adquirir herramientas para generalizar a otras situaciones y contextos es fundamental.

DESDE LOS 6 AÑOS HASTA LOS 12 AÑOS

A partir de los 6 años, y hasta los 12 años, además de las problemáticas anteriores, pueden aparecer problemas relacionados con el control de esfínteres, bajo estado de ánimo y ansiedad, conflictos en casa (mentiras, conductas agresivas, desobediencia…), problemas de adaptación al medio escolar y social (falta de habilidades sociales, excesiva timidez), o problemas relacionados con falta de atención o hiperactividad.

  • Problemas de control de esfinteres
  • Problemas de adaptación al medio escolar
  • Problemas en casa: desobediencia, mentiras..
  • Problemas de adaptación al medio social. Habilidades sociales
  • Bajo estado de ánimo
  • Problemas relacionados con la falta de atención o hiperactividad

A partir de los 6 años, y hasta los 12 años, además de las problemáticas anteriores, pueden aparecer problemas relacionados con el control de esfínteres, bajo estado de ánimo y ansiedad, conflictos en casa (mentiras, conductas agresivas, desobediencia…), problemas de adaptación al medio escolar y social (falta de habilidades sociales, excesiva timidez), o problemas relacionados con falta de atención o hiperactividad.

Todas estas cuestiones, abordadas de manera adecuada, conllevan un aprendizaje muy valioso tanto para el niño como para su entorno. La adquisición de herramientas para hacer frente a las problemáticas y dificultades que vayan surgiendo a lo largo del desarrollo es un recurso con el que el niño y la familia contarán de ahora en adelante, y en muchos casos agradecerán en la vida adulta haberlas aprendido de pequeños.

Empieza hoy

Estaremos encantados de ayudarte