Esta pregunta no suele presentarse aislada, sino que le suelen seguir otras del tipo: ¿Cómo hacer que tu pareja tenga un orgasmo? ¿Cuántas veces hay que mantener sexo en una semana? ¿Cuánto tiene que durar una relación sexual?…

Esto puede llevarte a que busques información por tu cuenta, y es aquí donde muchas veces entra en acción Google, viniendo así las dificultades, pues podemos encontrar información que no sea ajustada a la realidad, generando expectativas poco objetivas de lo que podría llegar a ser un encuentro erótico. 

Quizás lo primero sería afinar los términos de la pregunta: ¿A qué nos referimos con sexo? ¿Y a qué nos referimos al poner el “buen” delante?

Respondiendo a esto, podemos decir que la mayoría de las personas asocian la palabra sexo a relaciones sexuales con penetración vaginal, porque es lo que nos han enseñado a nivel cultural, junto con la falta de Educación Sexual de calidad. Esto ha llevado a creer que es la principal actividad en todo encuentro erótico, implicando que las demás prácticas como la bucogenital, sea secundaria o menos importante. Generando consecuencias negativas en las personas: ansiedad por no cumplir con una expectativa, malestar por la masturbación más allá del área de pareja…

Afortunadamente, hoy en día se sabe que los encuentros eróticos son DIVERSOS, y que todos por igual pueden ser placenteros para cada uno de nosotrxs, favoreciendo esta visión el descubrimiento de los deseos y del placer individual y compartido.

Para saber si están siendo satisfactorias mis relaciones sexuales no suele haber varita mágica, y la respuesta es incluso mucho más fácil que eso: comunicación con la otra persona. Pregúntale qué le genera placer, qué te lo genera a ti, qué es lo que no te gusta… Porque sólo así, la otra persona podrá ajustarse a lo que deseas, y ahora sí, aumentar la satisfacción de vuestros encuentros.

Elena Ballesteros. Psicóloga sanitaria, experta en sexualidad y pareja, terapeuta en ITEC Psicología.

Leave a Reply