Imagina que has decidido emigrar fuera de tu país buscando mejores opciones laborales. La adaptación a otra cultura, a otro idioma, a otra manera de socializar y relacionarse te está costando mucho y te está conllevando un malestar significativo. Imagina que vives en una pequeña área rural de Extremadura y el servicio sanitario de tu zona está saturado y el siguiente recurso de atención psicológica es prácticamente inaccesible para ti sin transporte privado…Existen muy diversas situaciones en las que podemos requerir atención psicológica pero no podemos acceder a ella. Afortunadamente, el avance y desarrollo de las las nuevas tecnologías de la información y la comunicación está cambiando la forma en la que se aplican las intervenciones psicológicas. Entre las principales ventajas de este cambio imparable se encuentra una mayor accesibilidad. Es una excelente noticia poder llegar a más personas que lo necesitan, poder romper barreras y ayudar a aquellas con dificultades psicológicas por muy lejos que se encuentren o a pesar las dificultades de movilidad que puedan tener.


Pero ¿vale para todos los casos la terapia psicológica a distancia? ¿es igual de eficaz que la terapia presencial?

La respuesta a todas estas preguntas es: depende. Y las cuestiones específicas debería poder resolverlas la/el profesional de la salud al que acudas analizando tu caso. No obstante, como recomendaciones muy generales para tener una primera orientación podemos recomendar videoconferencia frente a terapia por chat o llamada; ya que hay una menor pérdida de información y mayor sincronía en la comunicación. También podemos afirmar que la terapia psicológica online no se puede aplicar a todos los casos y circunstancias y que, en principio, esta nueva forma de aplicar las intervenciones tiene suficiente apoyo empírico, aunque hay que atender a las condiciones en las que se aplica.

Junto con las importantes ventajas de la intervención psicológica a distancia también se encuentran riesgos inherentes a esta nueva forma de establecer la comunicación. Por ello, queremos darte algunas claves para que conozcas algunos de los requisitos básicos que debes cuidar por tu parte, para que colabores de forma activa en procurarte las condiciones necesarias para realizar una terapia psicológica online de calidad.


Claves para una terapia psicológica online con garantías:

  • Busca que el/ la profesional que te atiende tiene la titulación y especialización adecuada. Si esta información no está clara, pídela, es tu derecho. Si además evitas el intrusismo profesional te favoreces a ti y a nuestra profesión.
  • No se suele poder hacer terapia online a través de cualquier herramienta de videoconferencia o plataforma porque muchas de ellas no cumplen con los requisitos de confidencialidad y privacidad necesarios. Puedes preguntar por estos aspectos cuando lo creas conveniente.
  • Antes de comenzar la intervención tu terapeuta deberá evaluar si las características de tu caso permiten este tipo de intervención, así como las medidas o recomendaciones necesarias para llevar a cabo una intervención Telepsicológica eficaz. Serán indicativos de confianza que tu psicóloga o psicólogo online te explique antes de comenzar la intervención algunos requisitos, pautas y plan: por ejemplo, que te enseñe a encriptar o cifrar archivos si tenéis que intercambiar algún registro o cuestionario; que tome algunos datos personales por si tu situación cambiara y fuera de mayor riesgo; o que acordéis que haréis si hay cortes en la conexión, entre otras medidas.
  • Una vez comienzas la intervención, para que puedas expresarte con comodidad y calma: escoge un espacio privado en el que no te puedan interrumpir otras personas. Un espacio libre de ruidos y distracciones.
  • Para facilitar la comunicación y contacto: mantén una iluminación adecuada, utiliza una mesa para apoyar el dispositivo y que quede a la altura de tus ojos, que puedan observarse no sólo expresiones faciales, sino también torso, brazos y manos.
  • Para cuidar tu privacidad:  guarda con contraseña los documentos que contengan información clínica, evita el acceso de otras personas a la información del dispositivo o cuentas de correo.

Y ahora sí, es momento de centrarte en tu mejoría personal con las facilidades y comodidades de la atención psicológica a distancia. Con todas estas indicaciones no queremos hacerte pensar que es tu responsabilidad recibir un adecuado tratamiento psicológico online, todo lo contrario, queremos darte conocimiento relevante para que puedas elegir: saber nos da poder.

*Las recomendaciones aquí planteadas proceden de un protocolo de actuación clínica en terapia psicológica online que una de las Fundadoras de ITEC ha desarrollado y que puedes encontrar aquí.

 

Leave a Reply